• Lazos familiares

    El éxito temprano supuso una presión en el matrimonio de Estée y Joe. La pareja se divorció en 1939 pero, cuatro años más tarde, cuando Leonard contrajo paperas, la pareja se unió de nuevo para cuidarlo y nunca más se volvieron a separar. “Nunca volvimos a estar separados más de unos cuantos días”, aseguraba Estée. Pronto se volvieron a casar y tuvieran otro hijo, Ronald, en 1944. Estée Lauder, la marca, se convirtió oficialmente en la empresa familiar.

Top